Sevillistas

Comunidad sevillista

Vivía lejos de Sevilla y por ese motivo dejé de ser abonado.

Pero me las averigüé para volver a la ciudad ese día. El día de la semifinal ante el Shalke 04. No podía faltar. Compré la entrada para la primera semifinal que había visto jugar al Sevilla en toda mi vida. Tenía 32 años. Atrás habíamos vivido mucha mediocridad y muchos sinsabores. Hasta una manifestación en pleno Agosto.

Mi padre y mi abuelo me habían contado historias de la delantera Stuka, de Campanal, de Scotta, de Busto, de Lora, de los Raimundo, Pepillo y Berrocal, de Arza, de las antiguas gestas del Sevilla. Por todo lo que me contaron tenía muy claro que el Sevilla, campeón de liga y de copa tres veces, era un club grande. Y por ello siempre sentí que pertenecía a un club grande. Porque a pesar de los Súker, Polster, Simeones y otros tantos, la verdad es que nunca viví nada grande como sevillista en toda mi vida, para saberlo me tuve que fiar de mi padre y de mi abuelo y del palmarés que teníamos en blanco y negro.

Y llegó aquel día del Shalke.

El gol de Puerta es el que más fuerte he gritado en toda mi vida. Ni siquiera los de las finales.

Sabía, y creo que todos nosotros lo supimos, que nos iba a cambiar la vida. Y así fue.

Es verdad que la entrada al partido me salió muy cara. Pero no hay dinero en el mundo que pague un momento así. 

Desde entonces hemos vivido cosas increíbles, como estoy seguro que ningún aficionado de ningún club del mundo ha vivido en estos últimos nueve años.

Gelsenkirchen (poco antes del gol de Puerta), Eindhoven, los goles de Maresca, de Kanouté, el de Luis Fabiano… Donetsk  y el gol de Palop, la final de Glasgow, los penaltis, la eliminatoria ante Osasuna, ante el Tottenham, la final ante el Getafe con el mayor desplazamiento de aficionados en España, las supercopas  apalizando en ambas a los dos grandes de nuestro fútbol, la final de Barcelona ante el Atlético de Madrid, las agónicas semifinales ante Getafe y Barcelona, la eliminatoria de copa ante el Betis, la eliminatoria y remontada europea ante el Betis cuando se las prometían tan felices… Oporto, ¡ay! El famoso gol de Mbiá en Mestalla, Turín y sus penaltis, Borussia, Villarreal, Zenit, Fiore, la final de Varsovia…

Viajes por toda Europa. Un gol de un portero en el último minuto, tandas de penaltis que nos han dado títulos, goles mágicos en los últimos segundos, eliminatorias imposibles, finales imposibles, títulos imposibles… ocho hasta ahora, el doble que en el resto de nuestra historia. Y recalco lo de hasta ahora.

Un club que ha devuelto el romanticismo al fútbol, compitiendo con otros mucho más poderosos económicamente… en una región con tanto paro y pobreza…

 

Seguro que hay más momentos mágicos que se me olvidan, tenemos tantos donde elegir…

 

Casi tantos como jugadores, porque la nómina ahora es tremenda…

Kanouté, Luis Fabiano, Alves, Drago, Maresca, David, Navas, Maresca, Martí, Escudé, Renato, Rakitic, Beto, Reyes, Pareja, Carrizo, Bacca, Gameiro, Vitolo, Aleix, Mbiá, Krycho  y un largo etcétera.

Y nadie nunca, nunca, nos ha regalado nada. Nadie nos regaló un estadio. Sin apoyo institucional y cero apoyo mediático. Incluso la dualidad mal entendida de nuestra ciudad hace que sea políticamente incorrecto que instituciones y medios alaben al Sevilla como lo que es: uno de los mejores clubes de Europa, una institución que vende el nombre de Sevilla (es la empresa sevillana más conocida fuera de España), Andalucía y España por todo el mundo, una empresa modélica, ejemplo de gestión económica y deportiva. Estudiada en universidades y escuelas de negocios…

Un ejemplo de eficacia y eficiencia, algo que tanta falta haría en las administraciones y resto de empresas de Andalucía.

Nos admiran infinitamente más en Europa que en España. Un éxito que muchos no comprenden y que, en su envidia, intentan minimizar.

Pero ya llegará el momento en que se nos reconozca y respete como es debido. Nosotros los aficionados, mientras tanto, daremos ejemplo. Porque como sevillistas que vendemos nuestra marca de club allá donde vamos, debemos dar el mejor de los ejemplos. No concuerda que gestas tan grandes sean tan minimizadas por el resto de España. Qué siempre se nos destaque más lo negativo que lo positivo, aún siendo esto último infinitamente superior. Debemos intentar que todos, sevillistas o no, se sientan orgullosos de nuestro equipo como club español que es. Y que cada vez haya más sevillistas y que cada vez más aficionados al fútbol quieran ver a nuestro equipo redundando en beneficio de nuestro club.

Porque los sevillistas tenemos que estar no sólo orgullosos, sino lo siguiente a orgullosos. Y de nuestro Himno y de nuestra afición y la magia de nuestro estadio, del nunca se rinde, incluso de nuestros dirigentes.

Porque además no ha sido fácil.

Se comenzó desde abajo, con penurias y D. Roberto Alés puso la primera piedra y sentido común. No fue fácil.

Llegó del Nido y además de hacernos recuperar el orgullo desde el magnífico centenario, aportó ambición y por supuesto consiguió títulos. Más que nadie hasta ahora.  Nada fácil.

Entre medias murió Antonio Puerta y se truncó la alegría. No fue fácil. Todavía lo lloramos.

Vino Castro y ante un cambio a priori traumático de presidente, ha sabido aportar estabilidad, sentido común y de nuevo, títulos. Y ahora vende crecimiento… casi nada para los que pensaban que a lo mejor no estaba a la altura… y encima con buenas formas… de chapó.

Y no ha sido fácil.

Y todo ello controlando primero lo económico, en el fútbol actual tan importante como lo deportivo. (Recuerdo que gracias a eso accedimos a disp***r la penúltima EL). 

Lo de Monchi mejor ni comentarlo.  No hay adjetivos. Es el mejor del mundo y punto. Y es sevillista. No hay discusión posible. Claro que se equivoca en algunos fichajes. Pero nadie se le acerca en el porcentaje de aciertos. Nadie en el mundo con el presupuesto con el que cuenta.

Y  la afición sigue dando ejemplo cada vez que viaja por toda Europa de apoyo al equipo, de comportamiento, de respeto al rival, de disfrutar junto a la afición rival… ni un solo incidente, ni en la victoria ni en la derrota.

Muchos motivos de orgullo.

Los sevillistas somos exigentes y pienso que así debe ser. Exigencia es ambición y la ambición lleva al éxito. Y el halago en exceso debilita.  Pero debemos de disfrutar. Vivir el momento. Ser felices.

Todavía hay aficionados pesimistas que a las primeras de cambio comienzan a dar una visión catastrófica. Esta misma temporada escuchaba a sevillistas amargados por el juego del equipo y que vaticinaban el mayor de los desastres. Se olvidaron que las temporadas acaban en Junio y este equipo y este club se merecen la mayor de las confianzas. No se rinde. No es casualidad. No es suerte. Ha quedado demostrado que lo de 2006-07 no fue un ciclo acabado. Ni mucho menos. Ni el 2014-15 será el último...

Y aunque el modelo falle un año o dos, hay recursos para reconducirlo. Algo que también se ha demostrado ya. El proyecto es muy sólido para desgracia de nuestros rivales. Eso sí, la UNIDAD y estabilidad accionarial es imprescindible.

No puedo obligar a nadie que piense de una manera u otra. Pero invito y recomiendo  a cada sevillista que sea optimista y que disfrute. Que disfrute y que disfrute.  Por supuesto que habrá momentos difíciles, pero que no olviden  que lo mejor está siempre por llegar. Les animo a que presuman de equipo y a que salgan a la calle y viajen con sus camisetas. Otros con infinitamente menos presumen más…

¡Ay si todo esto lo hubieran hecho otros…!

A mi hijo de cuatro años, le diré que yo vi el gol de Antonio Puerta, que escuché por primera vez el himno de nuestro Centenario, que vi jugar a Kanouté, a Palop, a Bacca, a Gameiro  y a tantas y tantas estrellas. Que vi goles imposibles...

Pero sinceramente, ojalá no se lo tenga que explicar ni recordar mucho, porque será señal de que el Sevilla sigue ganando títulos, dándonos momentos mágicos, y de que siguen llegando otros muchos Kanoutés para disfrutar. Seguro que va a haber muchos más goles en otras muchas finales…

Pero espero que no haya nunca otro como el de Antonio.

Porque estoy convencido que Antonio Puerta murió para que no haya más goles que nos tengan que cambiar la vida, para que el suyo sea el último que se recuerde para tal fin, el último que haya servido para devolvernos el orgullo y recuperar la grandeza que habíamos olvidado por los años de mediocridad.

Para que nunca más se nos olvide.

Para que nuestros hijos disfruten siempre del club más grande del sur de Europa.

¡VIVA EL SEVILLA FC!

Visitas: 2109

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Sevillistas para añadir comentarios!

Comentado por José Antonio Lucena Soto en junio 24, 2015 a 8:38pm

Carlos,con blogueros como tú, con educación y que no insultan ni menosprecian ridiculizando a los que no son de su pandilla, llegando al presidente del club, nada menos, si es un placer intercambiar puntos de vista, con los que antes he citado y que seguro habrás reconocido a más de uno, mejor lo que va a pasar, aquí paz y después gloria. Un afectuoso saludo sevillista.

Comentado por carlos guerrero en junio 24, 2015 a 7:37pm

Muchas gracias por todos vuestros comentarios. Mis reflexiones en sevillista habrán sido más o menos acertadas, pero desde luego han nacido del corazón. Me decidí a escribir el blog ante el cierre inminente del mismo.

Pero pido disculpas por no nombrar otro de los pilares básicos y orgullo de nuestro club: la cantera, que tanto ha aportado deportiva y económicamente en estos años y con tres campeones del mundo criados en ella. Lo dicho, el blog no está completo sin nombrarla.

 

Hay dos temas que me hubiera gustado compartir con vosotros y que a lo mejor algún día hago, obviamente, en otro foro.

El primero: los movimientos accionariales. Vaya por delante que de ser ciertos, no los entiendo.Si la actual directiva lo está haciendo más que bien ¿para qué cambiar? ¿Qué intereses hay para ello? Desde luego no parece que sea por el bien del club.

El segundo, del cual se habla y reflexiona poco, es: ¿Porqué caemos cada vez peor al resto de aficionados al fútbol en España? Me preocupa por injusto y porque creo que algo estaremos haciendo mal, ya sea por acción o por omisión. Debemos al menos intentar revertir la situación. La envidia explica muchas cosas, pero que se instale la animadversión a nuestro club como una norma habitual en el resto de aficiones, prensa y estamentos deportivos (léase sanciones) hay que intentar cortarlo ya. Un club que pasea sin complejos el nombre de España por Europa no debería ser tratado así. Afecta a nuestro crecimiento, a la venta de camisetas, al márketing, a los pinchazos televisivos... Muchos aficionados rivales se empiezan a tomar el enfrentamiento con el Sevilla como si fuera un derbi. Que se le silbe a nuestros alevines es la última muestra de lo absurdo de la situación.

Lo dicho, es un tema complejo, difícil, que deberíamos analizar de forma sosegada entre todos e intentar buscar todas las causas y, sobre todo, soluciones. Al menos creo que nuestro deber es intentarlo.

Ojalá lo podamos tratar en algún otro foro, ante la finalización de éste.

Saludos a todos.

Comentado por BaronUSHER en junio 23, 2015 a 7:34pm

Fantástico Post, se hace corta la lectura del mismo...un 10¡¡¡

Comentado por Manuel Hidalgo en junio 23, 2015 a 10:37am

Sublime

Me ha dejado sin palabras

Mis felicitaciones por el blog

Comentado por SevillaAndrés en junio 23, 2015 a 5:59am

 MUY Bueno!  Totalmente de acuerdo en todo.

 Lo de los pesimistas en nuestra acera, muy acertado. Y lo de "si esto lo hubieran hecho otros..." es una verdad como un templo.

 El comportamiento de nuestra afición en las finales y celebraciones, hasta Platini nos ha felicitado!! Qué cierto es que se reconoce más fuera que en España. No recuerdo aún una celebración de cualquiera de los dos "ricos" en la que no hubieran incidentes.

 Y encima nos llevamos más de ocho millones más por la última final!  Pero invito y recomiendo  a cada sevillista que sea optimista y que disfrute. Que disfrute y que disfrute.

 De verdad, enhorabuena, de lo mejor que he leído por aquí en mucho tiempo.

Comentado por Puskas en junio 22, 2015 a 4:53pm

Sencillamente impresionante, un recorrido por nuestra reciente historia, que nos hace revivir esos momentos mágicos, y no son pocos, son muchísimos los momentos vividos, cualquiera de ellos por sí solo sirven para rellenar el baúl de los recuerdos, en nuestro caso, no nos caben en el baúl.

Mi más sincera enhorabuena por tu post, un fuerte abrazo y Viva el Sevilla y aficionados como tú

Comentado por oliver Muñoz Diaz en junio 22, 2015 a 4:11pm

Respecto al tema Monchi¿nadie se ha dado cuenta de que desde que se fue Del Nido no ha venido ningun Rusescu ni Stevanovic de la vida?¿porque sera?ummmm

Comentado por Manuel González en junio 22, 2015 a 10:22am

Fantástico tu escrito, amigo Carlos. Realmente los de nuestra quinta, nacidos en los 70, creo que nos identificamos al 100% con tu exposición. Hemos vivido del gol de Davor en el Pireo (ese tampoco estuvo mal, eh?) durante nuestra juventud, y por suerte, se nos ha quedado pequeño a estas alturas.

Síguenos en @Orgullo_Nervion

Publicidad

 

Música

Cargando…

© 2017   Creado por Orgullo de Nervión.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

© 2008 Creado por Orgullo de Nervión

Reportar un problema | Condiciones del servicio | Aviso legal y política de privacidad